31 ene. 2016

DENUNCIA, NO TE CALLES! (ACABEMOS CON LA CASTA!)




Por motivos que aún desconocemos, recientemente, en el espolón fanfástico, al Risco San Vito, el gran Maestre intentó asesinar a un discípulo (de nacionalidad francesa, estamos investigando si esta circunstancia tiene que ver con los hechos).
Como pudimos saber por una fuente fidedigna, los hechos corrieron de la siguiente manera: después de colocar las cintas (ver vídeo adjunto que se admitirá como prueba nº1) y bajarse de la vía, el gran Maestre se quito los gatos, se dirigió hacia el discípulo y mirándole a los ojos, le dijo: “chaval (es verdad que el discípulo es casi de la edad de un chaval comparada con la del gran Maestre, así que no se formalizo con el tono coloquial), no te dejes impresionar por los alejes,  la vía no pasa de...jeje ….V+”.  No contento con esto, le dejo la primera cinta chapada, como un cebo perfecto, irrechazable.
 Pese a sus dudas, el discípulo, confiando a ciegas en las palabras del gran Maestre, y además armado con su 6a+ de la semana anterior, se dejo convencer y arranco con la vía.

Aquí, conviene aclarar que la vía es en realidad un 6b de los de antes, que los alejes llegan a 5 metros y que el discípulo tiene en toda su vida en la Pedriza 2 pasos cortos de 6b, cada cual conseguido tras varios pegues y caídas. Elementos bien conocidos del gran Maestre.

Un primer pequeño resbalón a un par de metros del suelo no tuvo consecuencias, ya que la primera cinta esta chapada.  Exaltado, casi transportado, por las palabras del gran Maestre, el discípulo fue progresando y chapó la segunda. A duras penas, siguió para arriba pero fue cuando se encontró bloqueado, 3 metros por encima de la segunda chapa y todavía a 2 de la tercera, que obtuvo una visión clara y nítida de la situación, grado de la vía incluido. Ya por fin lucido, en su cabeza, dudo entre intentar desescalar, hacer una caída “controlada” o lanzarse de un salto tipo tigre a por la cinta, pero el gran Maestre, vigilando su obra de reojo desde abajo, abatió otra carta de peso. Le aseguro con gestos de abundancia que a partir de ahí encontraría multitud de balmas, de repisitas, regletas y agarres de todo tipo para la manos. Que la clave estaba en ir despacito.
El discípulo, ingenuo donde los hay, siguió confiando en el gran Maestre y estando de todas maneras contra la pared,  no tuvo más remedio que seguir para arriba. Sobra decir a estas alturas que evidentemente no encontró ni rastro de balmas, repisas o agarres. Nada. Cada paso era una ruleta rusa. Con buen juicio, el discípulo se encomiendo entonces a la Providencia divina y hay que reconocer que ésta desplegó todos sus esfuerzos porque milagrosamente llego hasta arriba. A 3 movimientos por metro, 35 metros de vía hacen más de 100 milagros seguidos. Matemáticamente imposible, como bien sabía el gran Maestre. Era el crimen perfecto. Pero los caminos del Señor son misteriosos, incluso para él y la suerte estuvo del lado del discípulo.

Frustrado este primer intento de asesinato, el gran Maestre se fue sin decir nada a la Pendulitis para montar otra encerrona. Iba progresando con normalidad, montando la vía cinta tras cinta, pero la justicia Divina, que casi se queda con un alma menos, se la tenía guardada. Cuando iba justo por encima de la última chapa de la travesía, apareció de repente un viento enorme y helado que le cogió cual Faraón por las aguas del mar rojo, obligándole a retroceder y renunciar a su plan. La ira del Señor, a través del viento, le azotaba sin piedad, haciéndole resbalar continuamente, casi levantándole de la pared, en horizontal, paralelo a la vía. La cara del gran Maestre se iba tiñendo de blanco, su sonrisa picara congelándose, se parecía cada vez más al muñeco, regalado en la cena de septiembre. Abajo queríamos irnos, dejándole colgado ahí. Se salvó por los pelos, logrando desescalar y recuperar todas sus cintas, tirando incluso de artimañas con la cuerda nueva del discípulo para llegar abajo con tal de no dejar un maillón.
El gran Maestre dejo para otro día la cuenta abierta con la Pendulitis, y gracias a la Providencia el intento de asesinato quedo frustrado y todo el mundo se fue a por unas litronas abajo.







21 comentarios:

  1. Alfonso Subías Sobrevía1 de febrero de 2016, 9:40

    Escribes bien malandrín pero casi todo es mentira...bueno que se pudo haber matado no pero eso es un detalle sin importancia. ¿Casta? No serás tú de los que no tienen todavía "Viracocha". Se acerca la cena y el gran sorteo, date prisa porque puedes ir debajo la mesa. ¡Eso es lo que te debería preocupar! Lo del discípulo que mas da.

    ResponderEliminar

  2. Desde luego lo del discípulo no te debería preocupar, no es nada comparado con ir debajo la mesa. ¿Viracocha con tres caídas y un acero valdría? Bueno si es 6b+ voy a meterle unos pegacos antes de la cena. Creo que ha pasado por ahí más de un mindundi y alguno la ha hecho 2 veces ¡Aghh mierda de casta!

    ResponderEliminar
  3. ¡Ojo! Pendulitis ya será 6b ¡Qué no os engañen! jeje...

    ResponderEliminar
  4. ¿6b de los de antes en el Laberinto?. Eso suena a horror seguro. Hay sitio para todos. En mi caso seguiré dedicándome al enjoy-not die-climbing.

    ResponderEliminar
  5. Buen relato, ahora queda el de Pendulitis, aunque aún no se ha cerrado ese episodio.

    ResponderEliminar
  6. ¡Ni se cerrará, no pienso volver!

    ResponderEliminar
  7. Hace falta orden en la orden. Esto es un sin Gobierno, peor un burdel sin madame...

    ResponderEliminar
  8. G.M.(en funciones)2 de febrero de 2016, 23:00

    Ave de corral!!! ¿Cuantas copas te has endiñao para relatar esto? Pareces Dumas escribiendo... Mu buena historia pero no verídica ya que El Gran Maestre lo hizo sin acritud y basado en un croquis antiguo en su poder. A encadenarrrr.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La falta de intención o el desconocimiento no te exime del pecado cometido, hermano. Rezo, contrición y cilicio.

      Eliminar
  9. La oposicion populista intenta un gobierno de perdedores. Animo caudillo. LA RAZON

    ResponderEliminar
  10. Doy fe del intento disuasorio al discípulo de otra navegante de chapa en chapa. En las fotos se aprecia lo recia que es la vía, aunque el fotografiado que la escala no sufriera ni lo más mínimo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sufrí, sufrí, y por partida triple: en la ascensión de discípulo I, en la del II, y en la mía propia (aunque no tanto como discípulos I y II, para eso estoy ya terminando el noviciado)

      Eliminar
    2. Menudo noviciado que te hace experto y curtido en estas lides, más bien serás maestro de novicios.

      Eliminar
  11. QUE OCURRE CHAVALES! QUE HACIENDO OCTAVOS DE AHORA NO SE LLEGA A UN 6C DE ANTES?...PERO SI EL JIMENO LOS HACIA EN ALPARGATAS!!

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Tú calla que te has cargado a Juan Luis. Ya no te queda nadie batracio.

      Eliminar
  12. Peeeeeedro, forma Gobierno ya ... Q esto no puede ser

    ResponderEliminar
  13. Me partooooooo.joder,rana,que buenoooo!jajajaja.y todo por un francés??buf.mucho miedo se debió palpar,para que hasta alloza se acuerde...que es un desmemoriao,lo sé de buena tinta!en cuanto al autor del cuento...será el desconocido 3er hermano de los hermanos Grimm.Por cierto,como ha decaído la calidad fotográfica
    de este blog,no hace tanto un referente en reportajes.la orden envejece..

    ResponderEliminar
  14. Si la primera foto es un codo doblado o un culo? Jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con un muñequito. De esto no hay duda.

      Eliminar